Saltar al contenido

Depredadores Tigre de Tasmania

8 de octubre de 2020
depredadores del tigre de tasmania

El Tigre de Tasmania tenia especialmente dos depredadores que tuvieron una gran influencia para que terminara extinguiéndose, uno de ellos era el Dingo, un lobo asiático que introdujeron en Australia y cobro mucha fuerza por su envergadura y su olfato de cazador nato, el otro depredador fue el hombre, concretamente los aborígenes que movidos por varias razones fueron dando caza al Tigre de Tasmania hasta arrinconarlo en la Isla de Tasmania que es donde supuestamente termina su extinción.

El Dingo un competidor frente al Tigre de Tasmania

el dingo depredador del tigre de tasmania

Como hemos adelantado anteriormente el Dingo influyo mucho en la existencia del Tigre de Tasmania, no se conocen muchos enfrentamientos entre especies, pero en cualquier caso el Dingo siempre tendría las de ganar porque es de mayor peso y envergadura, por lo tanto en el mano a mano tendría cierta ventaja.

Pero no solo estamos hablando de un hipotético enfrentamiento, algo que fue muy determinante es que el Dingo era un gran competidor a la hora de cazar sus presas frente al Tigre de Tasmania, ya que tenían que compartir la caza, por lo que probablemente el Dingo salía ganando en dicho cometido y dejaba al Tigre de Tasmania con pocas presas para su sustento. Aunque se sabe que el Dingo era un cazador diurno y el Tigre de Tasmania era un cazador nocturno, no obstante como sí que tenían que compartir presas la ventaja se decantó sobre el Dingo.

Los Aborígenes depredadores natos del Tigre de Tasmania

aborigenes de australia

Cuando los Aborígenes empezaron a evolucionar la ganadería fue cuando comenzaron a exterminar a los Tigres de Tasmania porque según ellos decían que atacaban a las ovejas y cabras y por lo tanto no eran bien recibidos, después se supo que no solo el Tigre de Tasmania era un depredador de animales de granja, todo lo contrario, habían otros depredadores que eran más agresivos con el ganado, pero llegaron hasta incluso a premiar la caza del Tigre de Tasmania.

Todo ello se acentuó, cuando los aborígenes adoptaron al dingo como compañero de caza, fue en ese momento cuando terminaron de extinguir al tigre de Tasmania y solo quedaron los que especímenes que terminaron instalándose en la isla de Tasmania, que en aquel entonces no estaba poblada por los aborígenes. Una vez más vemos que el hombre estaba implicado en el exterminio de una especie, que ahora mismo están planteando clonar y poder hacerla resurgir, porque antes de su extinción se consiguió desvelar su mapa genético, toda una ventaja para la clonación.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *